26 enero, 2008

¿Las TIC están generando innovación pedagógica en las aulas? Lo que nos dice la investigación

Los informes evaluativos de los últimos años indican que gran parte de los centros educativos europeos, y españoles en particular, disponen de suficientes recursos tecnológicos (computadoras, WIFI, conexión a Internet de banda ancha, pizarras digitales, proyectores multimedia, entre otros). Es decir, la tecnología ya no es el problema. Pero ello nos lleva a preguntarnos: ¿en qué medida éstas tecnologías son utilizadas con fines educativos en las escuelas? ¿Cuál es su impacto sobre el aprendizaje del alumnado? ¿Su utilización está generando mejoras e innovación en las prácticas de enseñanza y en los métodos desarrollados por el profesorado?. ¿Qué nos dice la investigación sobre lo que está pasando con las TIC en las escuelas?.

Sobre este particular existen un conjunto de informes recientes que han revisado los resultados encontrados en distintos estudios e investigaciones realizados en diversos países (Balanskat, Blamire y Kefala, 2006; BECTA, 2007; Candie y Munro, 2007). Al respecto una de las conclusiones más destacables (y quizás desalentadoras) de los distintos estudios es que, a pesar del incremento de la disponibilidad de recursos tecnológicos en las escuelas (computadoras, conexión de banda ancha a Internet, pizarras y proyectores digitales) la práctica pedagógica de los docentes en el aula no supone necesariamente una alteración sustantiva del modelo de enseñanza tradicional.

Así, por ejemplo, en el estudio desarrollado por Balanskat, Blamire y Kefala, (2006) para European Schoolnet bajo el patrocino de la Comisión Europea donde revisaron 17 investigaciones e informes que exploraron el impacto de las TICs sobre el aprendizaje y los métodos de enseñanza en los distintos sistemas escolares europeos concluyen que todos los países de la Unión Europea habían incrementado de forma muy notoria la inversión, el equipamiento, la conectividad, la formación del profesorado y la producción de contenidos digitales cara a incorporar las tecnologías en las escuelas. Sin embargo concluyeron que “los profesores usan las TIC para apoyar las pedagogía ya existentes. Estas son más utilizadas cuando se adecúan a las prácticas tradicionales. Los líderes escolares opinan que el impacto de las TIC sobre los métodos de enseñanza en sus escuelas son bajos” (pg. 4).

Por su parte, los datos aportados en los informes de BECTA (2007) o en el del Plan Avanza (2007), entre otros, ponen de manifiesto que el profesorado, en un porcentaje alto, es usuario de las TIC para el desarrollo de tareas vinculadas con la “planificación” de su enseñanza. Este tipo de tareas en las que son utilizadas las tecnologías digitales consisten preferentemente en:

- la programación didáctica de la asignatura, de unidades didácticas o de lecciones mediante la utilización de procesadores de texto
- la preparación de ejercicios o actividades que serán cumplimentadas por su alumnado
- la elaboración de presentaciones multimedia
- la navegación web para buscar información
- la comunicación por email con otros colegas
- la gestión administrativa: horarios, formularios burocráticos, boletines de calificaciones, etc.

Sin embargo, otro tipo de tareas planificadoras en las que las TIC juegan un papel relevante, apenas son desarrolladas por el profesorado ya que requieren un alto nivel de complejidad y de destrezas. Estas tareas a las que nos referimos y que desarrollan una minoría del profesorado serían:
- la elaboración y producción de materiales didácticos digitales tales como webquest, edublogs, u objetos de aprendizaje como animaciones, actividades interactivas, videoclips, ...
- el trabajo colaborativo con otros colegas apoyado a través de los recursos de la red para desarrollar proyectos conjuntos entre escuelas o clases geográficamente distantes.

Por otra parte, el alto porcentaje de docentes que utilizan las TIC fuera del contexto del aula (para la planificación y la gestión administrativa) contrasta con el limitado porcentaje de profesorado que las usa dentro del contexto de la clase con sus alumnos. Esta afirmación debiera ser matizada ya que existen notables diferencias entre unos países y otros dentro de Europa (European Commission, 2006). Pero el dato que nos interesa destacar es que cuando las tecnologías son utilizadas por el profesorado en el aula, el tipo de prácticas docentes con las mismas responden más a un modelo expositivo y/o tradicional de enseñanza que a planteamientos socioconstructivistas del aprendizaje.

Esta conclusión es similar a la planteada en el estudio realizado por Marchesi y Martí (2003) donde se puso de manifiesto que el modelo de enseñanza que comparten mayoritariamente profesores y alumnos utilizando las TICs en el aula es de carácter expositivo o de transmisión de información y que no supone necesariamente una alteración o innovación significativa del modelo de enseñanza que utiliza el profesor tradicionalmente. Estos autores señalan que “en este modelo, la utilización del ordenador es un instrumento que puede contribuir a que el alumno amplíe la información, realice ejercicios o establezca alguna relación interactiva pero con el mismo objetivo: aprender determinados contenidos y dar cuenta de ellos en la evaluación correspondiente” (pg. 115).

La presencia y utilización de las TIC en el contexto del aula no necesariamente implica innovación de la metodología de la enseñanza. Conclusión que reiteradamente sugirió Cuban (1986; 2001) hace ya más de veinte años. Lo que está ocurriendo actualmente es que se están innovando los recursos tecnológicos existentes en las centros educativos, pero las funciones didácticas que los profesores otorgan a estos materiales y el tipo de tareas demandadas a los estudiantes no representan una renovación pedagógica relevante.

De este modo, la utilización didáctica de las tecnologías digitales en las aulas consisten, en líneas generales, en la realización de tareas como:

a) Apoyar las exposiciones magistrales del profesor en el aula.
b) Demandar al alumnado la realización de ejercicios o microactividades interactivas de bajo nivel de complejidad
c) Solicitar al alumnado que busquen información en Internet como si fuera una biblioteca
d) Enseñar al alumnado competencias informáticas en el uso del software (por ejemplo enseñar a usar el power point, a diseñar pags. web, editar imágenes, etc.)

En síntesis, pudiéramos afirmar que los distintos informes informes internacionales que han revisado el impacto y utilización pedagógica de las TIC en las escuelas dibujan un panorama más gris de lo deseable, menos ilusionante de lo esperado. Existe evidencia de que las políticas de inversión económica en infraestructuras y recursos tecnológicos así como de los planes paralelos de formación del profesorado destinados al desarrollo de las habilidades de uso del hardware y software informático están redundando en un aumento de la presencia de las mismas en el quehacer profesional de los docentes, pero no necesariamente en una mejora e innovación de los procesos de enseñanza-aprendizaje desarrollados en la aulas.

De todas formas, hay que dar tiempo al tiempo, y seguramente tendrán que pasar varios años para que se generalicen en gran parte de las escuelas prácticas docentes innovadoras apoyadas en TIC. Creo que ello será inevitable.

17 comentarios:

Domingo Méndez dijo...

Estamos pretendiendo que la tecnología nos lleve a un cambio metodológico en la escuela cuya estructura y organización están pensadas para un mundo sin TIC ni nada que se le parezca.
Así en tanto en cuanto, no se avance en un modelo de escuela del siglo XXI, con alumnos del siglo XXI y con una estructura organizativa acorde con estos tiempos, el uso de la TIC por si solo no generará ese cambio metodológico que todos pensamos y deseamos que pueden hacer.

eduideas dijo...

Muy interesante. Creo que es cierto, la mayoría de profesores usa las TIC para agilizar el mismo trabajo que hacía antes. Para cambiar esto hace falta formación, pero práctica y didáctica: la mayoría de cursos TIC se centran en aprender unos programas y no muetsran cómo integrarlos con el currículum oficial de cada área, cosa que hace el libro de texto (y entonces se sigue con lo de siempre)

Celestino Arteta dijo...

Pienso que en los centros hacen faltan líderes, guías, coordinadores TIC que dinamicen, busquen recursos, propongan metodologías basadas en TIC, creen grupos de trabajo, en definitiva que ilusionen a sus compañeros en otras maneras de conseguir los objetivos educativos.Hay tantas herramientas educativas online que están esperando a que los profesores las puedan utilizar para conseguir los objetivos propuestos.

Anónimo dijo...

Hola, estoy completamente de acuerdo con lo que dice en su post, al igual que lo que dicen sus comentaristas.
Tal vez tenewmos a nuestra disposición un exceso de tecnología, incluso de un exceso de software, pero lo que falta es formación del profesorado. A menudo se dejan los proyectos digitales en las escuelas a aquel profesor que tiene una cierta habilidad o un mínimo interés, pero como no sea así, no se pasa del pdf, por eso sería bueno determinar un perfil ideal de responsable en TIC en las escuelas.

Saludos
César

FCO dijo...

Aunque la mona se vista de seda, mona se queda. El que esperara que las prácticas educativas fueran a cambiar radicalmente o era un iluso o un utópico. Los tiempos están cambiando, sí, pero nos será simplemente por la introducción de las tecnologías, sino por su empleo. Hay que volver a leer a freinet y recordar el uso que le dio a la imprenta, una tecnología de los más avanzada para su época, que podía haber sido usada para perpetuar prácticas tradicionales, pero con la que revolucionó la enseñanza con esas y otras técnicas. ¿Por qué no lo hacen los profesores?. Porque realmente no los dejan (siempre le están pidiendo papeles y participación en miles de proyectos), porque los equipos son pocos y no funciona o se quedan rápidamente obsoleto, porque es más rápido conseguir los objetivos por medios tradicionales, porque todos somos inmigrantes digitaes y tenemos que dedicar mucho tiempoa aprender el idioma (siempre se nos notará el acento), porque estamos muy mal pagados, porque los que porponen las TIC o no están en el aula o nunca han pisado un aula... ¿sigo?... no hace falta ¿verdad?

Educadores para el siglo 21 dijo...

Muy interesante debate, creo que hoy es uno de los más relevantes para aquellos maestros interesados en los usos educativos de las TIC. Estoy muy de acuerdo con varios de vuestros comentarios,por un lado ni las escuelas ni los directivos están preparado para crear las condiciones que faciliten un uso educativo de las TIC.Creo, al igual que Uds. que aquellos maestros que van por delante del tema deben convertirse en los lideres que motiven,apoyen y marquen rumbo hacia donde debe ir el cambio,son ellos los que marcarán tendencia. Liderazgo, rigor e innovación deben ser los principios que guíen nuestras prácticas educativas.Estoy seguro,por lo que leo en vuestros Blogs, que muchos de Uds. ya están cumpliendo este rol. Es una tarea compleja que demandará mucho esfuerzo y tiempo pero es una de las más relevantes si queremos cambiar las practicas escolares tradicionales. Ánimo y sigamos adelante que ya veremos los resultados.

Un abrazo desde Santiago de Chile.

Carlos Carrasco Yánez

Josu Garro dijo...

Hoy cuando hablas con un compañero sobre innovación pedagógica surgen dos tipos de comentarios, desde el que te enseña un aula sin ningún tipo de avance tecnológico junto a un lamento sobre la poca implicación de la dirección en esto de la innovación, al que tras enseñarte un aula modelo en gadgets tecnológicos pero que lamenta la poca utilidad por la falta de materiales adecuados. El cambio, la innovación real esta en reconocer que el cambio se produce en los enlaces, links, cambio pedagógico importante. La relación entre padres, maestros, alumnos... dirección, creación de redes sociales de intercambio, la tecnología es medio no proceso. Nuestros niños vivirán en un mundo mas social, más relacionado, no se si mejo pero si distinto.

Annel Salomé Guzmán Cruz dijo...

Es muy importante cada una de las aportaciones, pero ciertamente la mayoría de los docentes no está dispuesto al cambio por muchas razones que han comentado, falta de interés, de conocimientos, que no dan más de su tiempo, incluso por miedo a utilizar una computadora. Los docentes jóvenes si se arriesgan a utilizar la tecnología y a cambiar metodologías y estrategias de estudio, pero existen aún maestros con varios años de servicio que no están dispuestos a cambiar su forma de enseñanza tradicional.
Y solo por poner un ejemplo, cuando llegaron los equipos con el programa de Enciclomedia (libro virtual de 5º y 6º grado de primaria), vemos que hay escuelas donde solo las ocupan para proyectar trabajos en Word y Power Point, sin sacarle todo el provecho que estos equipos ofrecen.
Así que por más tecnología que podamos tener en las aulas, si el docente no cambia su actitud ante este cambio, será imposible dar un paso positivo en el sector educativo.

veronica dijo...

Estoy de acuero con los comentarios anteriores,concuerdo en que incorporar las tecnologías en el aula traen muchos benefecios y que pueden ser un gran aporte como herramientas de trabajos para los alumnos, pero el problema radica en que no sirve tener las salas bien implementadas si los docentes no saben como utilizarlas de forma óptima para el aprendizaje de sus alumnos, es verdad que muchos docentes han participado en cursos en donde les enseñan a utilizar los computadores, pero sólo esto no satisface las necesidades pedagógicas de los alumnos, ya que lo que necesitan los profesores es saber utilizar estas tecnologias de un modo óptimo para el aprendizaje de sus alumnos.

fabiola dijo...

creo y concuerdo plenamente con los comentarios anteriores en que las tecnologias deben implementarse en las aulas como un avance para la educacion y no simplemente como una tecnologia, yo como estudiante de pedagogia pienso que estos nuevos recursos son un aporte para mejorar la educacion, y no sacamos nada con implementar las aulas con tecnologias si los profesores no tiene conocimientos sobre como utilizarlos.

Rodrigo Alessandrini G dijo...

Es fundamental el preparar a los docentes frente a las nuevas tecnologías incorporadas en los establecimientos, esto es imprescindible si queremos un buen uso de las Tics, por más que se incorporen equipos, es necesario que los docentes aprendan a utilizar con un fin pedagógico los tecnologías incorporadas. El hecho de más tecnología no significa que mejoran las metodologías, si bien puede influir y con un enfoque adecuado pude ser de gran provecho

ignacio dijo...

Estos medios son importantísimos para el desarrollo nuestros alumnos, sobre todo en el área de la investigación que puede aportar mucho al conocimiento social, cultural y critico. Es verdad que debido a estos recursos la información que esta dando vuelta es muchísima y que su confiabilidad es un tanto débil, pero esto ayudara a formar cierto tipo de métodos para seleccionar información como clasificar, comparar y analizar, logrando una visión de por si mucho mas amplia sobre el tema en cuestión. Todas estas actividades deben ser fomentadas, supervisadas y evaluadas por los profesores.
dejo mis saludos y mi aporte, esperando que este tema de las TICS siga desarrollándose aun mas para que podamos disfrutar de real potencial en la educación.

Sandra dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con los comentarios que se han hecho, sobre todo en que las tecnologías son un aporte a la educación y que los profesores podrían sacarle un excelente provecho para la transmisión de conocimiento, ya que, los alumnos aprenderían de una forma mucho más didáctica y acorde a sus tiempos, pero, el gran problema que ahí es que los profesores no saben sacarle provecho a estas herramientas que están disponibles, es por esto, que los profesores deben estar en constante cursos especializándose en el tema.

victoria dijo...

Victoria dijo...
Interesante la lectura, un elemento paradigmàtico es que la mayorìa de los docentes reciben cursos de tecnologìa para tres cosas, trabajar en work,power point y buscar informaciòn en internet, no saben que hacer con este recurso tan valioso y potenciar las capacidades de quienes aprenden.

Ana Laura Zavala dijo...

Sin duda, desalentadores estos resultados en cuanto a que "a pesar del incremento de la disponibilidad de recursos tecnológicos en las escuelas (computadoras, conexión de banda ancha a Internet, pizarras y proyectores digitales) la práctica pedagógica de los docentes en el aula no supone necesariamente una alteración sustantiva del modelo de enseñanza tradicional", pero son muy realistas y es que no se verá un avance en el aprendizaje de los estudiantes con solo equipar las aulas de clase, se requiere que tanto profesores, alumnos y autoridades estén conscientes del cambio que implica integrar las TIC´s en las aulas, se requiere asumir nuevos roles tanto en estudiantes como profesores, capacitación en cuanto a las competencias en docentes y alfabetización digital en estudiantes.
Observo que en países europeos es ya un hecho el equipamiento tecnológico en la mayoría de las escuelas y ahora se enfrentan con este problema de profundizar acerca de las prácticas pedagógicas para mejorar el aprendizaje en los estudiantes, sin embargo en otros países como en el mío “México”, aún hay grandes deficiencias que aumentan la brecha digital, por lo que tardarémos todavía más tiempo para poder avanzar en este sentido.

Anónimo dijo...

hola, saludos desde honduras, estoy muy de acuerdo con su vision con respecto al buen uso de las tecnologias, es ineteresante ver como en otros paises eso ya no es un sueño si no una realidad y eso es de varios años ya, mientras que en mi pais todavia estamos luchando porque eso sea una realidad, las conocemos aquellos docentes interesados en innovar conocimientos pero en la practica todo cambia.

pascualparada dijo...

Las TIC deben ser la herramienta sobre la cual se sustente un cambio del modelo pedagógico real.

Estoy a día de hoy no es así. Desde la empresa que soy socio hemos desarrollado un plataforma educativa llamada www.factoriadeltutor.com para permitir reducir esta brecha en las aulas.

No va a ser fácil, hay mucho que hacer.