19 octubre, 2009

¿Te imaginas que te despidan porque usas un blog con tus estudiantes?

Hace pocos días leí, con sorpresa y desconcierto, una noticia titulada Despiden a un profesor por usar el 'blog' para dar clase en el periódico EL PAIS. Me llamó la atención de que el uso de una herramienta o técnica concreta (en este caso un blog) pudiera ser un argumento para despedir a un docente. Quise suponer que habría también otras razones de índole profesional. Algo raro pasaba (eso pensé) y me puse a leer el artículo.
Su lectura me produjo más desasosiego.

En la noticia se recogen declaraciones tanto del director del centro que despide
... el director del centro explicó a este diario que no tiene nada en contra de utilizar el blog como "una herramienta más" dentro del aula, pero no en que se convierta "en el único instrumento para dar clase"

como del profesor despedido:
... la versión del docente es diferente. Jon Bustillo, que es profesor de Didáctica y Organización Escolar en la Universidad del País Vasco (UPV), asegura que el blog era una herramienta más para dar la clase, pero no la única.

No lo entendía. Estaba desconcertado. ¿Qué es lo que se está cuestionando? ¿Si un blog debe ser el eje o centro del método de enseñanza, o de si solo debe ser un complemento de apoyo para la enseñanza tradicional? ¿Se discute la "cantidad" de uso de Internet en la docencia presencial?

A primera vista puede parecer absurdo el hecho de cuestionar la calidad pedagógica de un docente, al menos como único argumento, porque utiliza de modo casi exclusivo una herramienta digital como es el blog.
Si este argumento es válido, entonces también podríamos aplicarlo a los profesores que basan su enseñanza exclusivamente en otras tecnologías como son el uso de libros. O porque utilizan de forma permanente una pizarra y la palabra oral. O porque ...

Es evidente que la calidad pedagógica de un docente es algo más complejo que la herramienta o tecnología que emplea con sus estudiantes. Lo importante es el proceso de aprendizaje, las experiencias que éstos vivencian, el conocimiento que adquieren, las competencias que desarrollan, ...

Me preocupa la noticia.
Me hace pensar -y temer- de que pueda ser la punta de iceberg de un movimiento de resistencia de muchas instituciones o agentes educativos a la innovación y transformación educativa que representa Internet.

Lo que le ha pasado a Jon ¿puede también pasarnos a cada uno de nosotros?
¿qué haríamos si nuestro Director de centro, Decano de Facultad o un Inspector nos dice que el método de uso de las herramientas de Internet con nuestros estudiantes no cumple la "legalidad vigente"?

Un comentario final:
Hoy me he encontrado en AULABLOG, las explicaciones que ofrece Jon Bustillo de lo que ha ocurrido. En la misma se reproduce la carta de despido y las reflexiones de este profesor sobre los hechos. Merece la pena leerlo. He visto su blog de la asignatura, así como los blogs creados por sus estudiantes. Solo puedo decir que le felicito por el trabajo realizado y que me dolería (por usar palabras suaves) que en el futuro pudieran repetirse noticias como esta.

3 comentarios:

Gabriela Mariel Spadoni. dijo...

Buen día estimado Manuel: me da la impresión que no habiendo argumentos profesionales que avalen tan extrema decisión, aparecen como hechos "sumamente arbitrarios", cargados de intencionalidad, pasando a ser motivaciones personales los argumentos en que se sustentan.

Creo que en mayor o menor medida, estas situaciones están presentes en el sistema educativo de diferentes países, tal vez permanecen ocultas o no son explícitamente comunicadas, manifestándose en la no renovación de licencias, contratos, y como en este caso, despidos.

Me alarma pero no me extraña: la cerrazón mental puede llevar a estas decisiones, un miedo incontrolable tal vez, por "el no saber" o una línea institucional que no contempla la autonomía del docente, la innovación y las necesidades en el aprendizaje "de tod@s" para el siglo XXI.

Solo me queda decirle al docente: "ADELANTE", a seguir creyendo en el "deber ser educativo".

Saludos! Gabriela

EDUTICSANTAFE

Jon dijo...

Estimado Manuel:

Gracias por hacerte eco de este triste episodio... Esperemos que mi caso sirva para que no se vuelva a repetir.

Saludos,

Jon.

Anónimo dijo...

Me imagino que habrá recurrido. Y si miramos las leyes, por lo menos en secundaria se hace mucha referencia al uso de las nuevas tecnologías. Además que es una buena motivación para aprender. Mi consejo es que cojas el blog y lo apuntes a un concurso de blogs educativos. Si te lo premian o por lo menos le dan una mención especial, tendrás un argumento más para recurrir.
Saludos y suerte