11 octubre, 2010

¿Por qué formar en competencias informacionales y digitales en la educación superior?

Información y tecnología representan un binomio en el que uno y otro se necesitan y apoyan mutuamente. La información está en todas partes, entre otras razones, porque la tecnología es omnipresente en nuestra sociedad. La tecnología digital tiene sentido, significación y utilidad social porque nos proporciona experiencias valiosas con la información. Y ésta, a su vez, necesita de la tecnología para poder almacenarse, organizarse, replicarse, difundirse, transformarse y ser accesible. La información es la materia prima y lo digital es su naturaleza.

La información rodea nuestra existencia configurando un ecosistema mediático bajo el cual transcurre el contexto de nuestra vida diaria: encendemos la radio, leemos la prensa escrita, vemos la televisión, trabajamos con ficheros almacenados en un ordenador, nos comunicamos por telefonía  móvil, por email o SMS, vemos cine u oímos música mediante artilugios electrónicos como los MP3 o iPod, nos guiamos a través de GPS, consultamos nuestras agendas electrónicas o PDA para gestionar nuestro tiempo, consultamos la web, subimos fotos y compartimos opiniones y datos en redes sociales, … Cada vez, en mayor medida, los individuos somos sujetos que necesitamos estar conectados a algún objeto tecnológico que les proporcione información. Sin ésta nos convertimos en seres autistas o huérfanos sociales de forma que no podríamos realizar las múltiples actividades que ejecutamos habitualmente en nuestro quehacer diario sean de trabajo, de consumo, de formación o de entretenimiento.

Por otra parte, hoy en día la información es la materia prima de gran parte de la denominada nueva economía – piénsese en los sistemas financieros y bursátiles, en las industrias del ocio, el entretenimiento y la cultura, en el software, en las telecomuncaciones, en las empresas de servicios, …- Todos estos sectores económicos basan su actividad y su funcionamiento en información a través de tecnologías digitales. Frente a los procesos de producción de la segunda revolución industrial basados en la transformación en las fábricas de materias primas obtenidas de la naturaleza (como el carbón, el petróleo, el hierro, la madera, etc.), la tercera revolución económica, la que está aconteciendo en el siglo XXI, basa sus productos en la transformación y reelaboración de información en sus múltiples formas para que sea comprada y consumida.

Paralelamente a todo lo anterior y como condición necesaria, este modelo actual de sociedad del siglo XXI para que funcione necesita de recursos humanos, o si se prefiere, de ciudadanos formados adecuadamente de forma que puedan hacer uso de todo el ecosistema informacional y tecnológico existente, y a la vez puedan participar en los procesos económicos de la tercera revolución industrial. Nuestro tiempo actual se caracteriza por el consumo masificado, por la participación social y por la configuración de redes de intercambio tanto de productos materiales como culturales. Sin sujetos, sin individuos preparados para afrontar de modo inteligente los desafíos que implica el uso de las tecnologías digitales y de la información que genera nuestra sociedad contemporánea  ésta no podrá desarrollarse y crecer económicamente, no habrá participación democrática ni equilibrio social, ni producción y consumo de la cultura en sus múltiples manifestaciones: audiovisuales, literarias, artísticas, …

Hoy en día, los ciudadanos necesitamos mayor cantidad y calidad de educación ya que los retos y contextos en los que tenemos que desenvolvernos y cohabitar son más variados y complejos. Precisamos ser más competentes, que en décadas anteriores,  para poder emplear y apropiarnos de la información y tecnología digital. Esta formación, o si se prefiere, alfabetización de los individuos ante los múltiples lenguajes y códigos (textuales, icónicos, hipertextuales, audiovisuales, multimedia, …) que adopta la información debiera ser una meta recurrente y permanente de todo el sistema educativo desde al Educación Infantil hasta la Educación Superior.

 ¿Por qué?. ¿Cuáles serían los argumentos y razones más destacables para que también en la enseñanza universitaria hablemos de alfabetización/formación en competencias informacionales y digitales?

1.         La producción de conocimiento en todas las áreas del saber –científico, técnico, humanístico, artístico o social – en está últimas décadas está en crecimiento exponencial y es prácticamente inabarcable. Por ello, hoy en día, no sólo un universitario debiera adquirir los conceptos, teorías y conocimientos básicos de una disciplina, sino también disponer de los criterios y estrategias intelectuales para encontrar la información valiosa que necesita en su ámbito o campo de especialización.
2.         Existen cada vez más mayores y numerosas fuentes que almacenan, organizan y difunden información en formato de bibliotecas digitales, bases de datos, portales web, publicaciones electrónicos, blogs, redes sociales, etc. Por ello, es relevante que un universitario disponga de los conocimientos y habilidades de uso de herramientas para la búsqueda de información especializada en bases de datos bibliográficas o sitiosweb relevantes para su campo de estudio.
3.         Las teorías pedagógicas y del aprendizaje señalan que el conocimiento debe ser construido por cada estudiantes como un proceso experiencial, en interacción con otros sujetos y a través de la acción. Este tipo de metodología de enseñanza-aprendizaje basada en el socioconstructivismo – y que supuestamente es la que debiera estar implícita en el desarrollo de los créditos europeos o ECTS- solo será posible si se le ofertan a los estudiantes las guías y recursos necesario para que pueda trabajar autónomamente cara a resolver situaciones problemáticas, desarrollar proyectos, estudiar casos, elaborar ensayos, etc. Pero para que este tipo de metodología sea exitosa hace falta una condición previa e imprescindible: que el alumnado esté formado en competencias informacionales y digitales. Sin las mismas difícilmente podrá buscar, seleccionar, construir y difundir conocimiento elaborado personalmente.
4.         Las formas de expresión y comunicación de las ideas, sentimientos, opiniones y conocimientos adoptan formas y lenguajes múltiples que se proyectan en textos escritos, en documentos audiovisuales o en archivos multimedia. Por ello, el saber expresarse o ser capaz de construir discursos en estos diversos lenguajes debiera ser un tipo de competencia imprescindible en un alumno y docente universitario. Esta capacidad expresiva debiera cultivarse en el seno de cualquier carrera o titulación de modo que formemos a los estudiantes como sujetos que están cualificados para comunicar y difundir sus ideas y conocimientos a través de cualquier forma expresiva y tecnología.
5.         Desde hace una década los espacios virtuales están ganando mayor protagonismo en la enseñanza universitaria configurando modalidades educativas conocidas como eLerning, docencia virtual, educación semipresencial o bLearning y similares. Esta incorporación de las TIC a la docencia universitaria requiere que tanto alumnado como profesorado dispongan del dominio y las competencias del manejo de las herramientas de LMS (Learning management System), así como de los distintos recursos que configuran la denominada web 2.0. 

Éstas, entre otras razones, han impulsado a organizar un número monográfico de RUSC dedicado a la temática de las “competencias informacionales y digitales en la educación superior”. En este sentio, he de indicar, que el estudio, análisis y reflexión sobre la  conceptualización y enseñanza de este tipo de competencias es un lugar común o espacio multidisciplinar abordado bien desde el campo de las Ciencias Sociales –como es la Pedagogía y la Psicología-, como desde el campo de las Humanidades –como son las áreas de la Biblioteconomía y la Documentación-. Por ello, en este monográfico han sido invitados a participar expertos que proceden de estos distintos territorios intelectuales por lo que el lector encontrará perspectivas diversas, pero complementarias sobre qué enseñar y cómo hacerlo con relación al desarrollo de estas competencias en los docentes y estudiantes universitarios. 

En definitiva, ¿por qué formar en competencias informacionales y digitales en el ámbito de la enseñanza universitaria? La respuesta es fácil: porque las universidades deben ofrecer a la ciudadanía una educación superior donde, entre otras metas, los forme como sujetos competentes para afrontar los complejos desafíos de la cultura, del conocimiento, de la ciencia, de la economía y de las relaciones sociales de este siglo XXI.

NOTA
Este texto es la introducción o presentación  que escribí para un múmero monográfico sobre las competencias digitales e informacionales que coordiné para la Revista de Sociedad del Conocimiento y Universidad (RUSC) correspondiente al vol. 7, núm. 2 (2010) y que edita la UOC. Este monográfico se publicó en el pasado mes de julio y es de acceso libre on line.

Si lo deseas puedes descargar este monográfico en PDF sobre las competencias digitales e informacionales en la educación superior.

6 comentarios:

Alberto Castellano dijo...

Excelente publicación! debemos dar todo el apoyo a la incorporación educativa de las herramientas web 2.0 a los procesos de enseñanza-aprendizaje! se benefician todos los involucrados en el proceso! Felicitaciones desde Venezuela donde estamos haciendo grandes esfuerzos e investigaciones sobre las formas de alfabetizar a los docentes universitarios en el uso educativo de las herramientas web 2.0 buscando las incorporen contando con los recursos disponibles y no esperar a que llegue todo el aparataje tecnológico.

Dorian dijo...

Muy interesante la publicación y concuerdo contigo. Considero que las universidades, deben de formar estudiantes capaces de aprender por su cuenta y apoyándose de la tecnología.
El crecimiento tan rápido de la información ha provocado que el conocimiento cambie también de manera rápida, provocando con ello, que los conocimientos que adquiere un estudiante cuando ingresa a la universidad sean obsoletos cuando concluye su formación.
Es momento de cambiar la manera en que se enseña, las instituciones de educación no pueden seguir proporcionando sólo información porque si hay algo que sobra hoy día es eso, debe poner mayor interés en la promover técnicas y estrategias para poder utilizarla.

Cinthya Jimenez A. dijo...

Hola que tal!

Gracias por ofrecernos esta nota tan interesante. Me parece excelente la manera de abordar un tema que hoy en día es tan importante en los nuevos métodos de enseñanza-aprendizaje. Nos muestran argumentos que permite al lector comprender la forma en como se manifiestan estos cambios en los seres humanos, y por tanto la importancia de aprender de estas nuevas tecnologías, que si bien es cierto que a diario estamos inmersos en sus diferentes usos, también es cierto que el buen manejo de ellas depende en gran parte de la enseñanza de estrategias efectivas de uso, sin ello, será casi imposible adoptar nuevos métodos para su estudio. Por supuesto que sí necesitamos mayor calidad en la educación para comprender con mayor rapidez el inevitable uso de las tecnologías que sin duda nos proporcionará un enfoque distinto de los métodos tradicionales de estudio y por lo cuál aprenderemos otras técnicas con panoramas distintos a los acostumbrados que no permiten abrir un panorama distinto ante las búsquedas de información.

Cinthya J.A.

Hilda Nallely Malváez Mar dijo...

Coincido con los que me anteceden en que es una excelente publicación, estoy trabajando en la elaboración de un programa por competencias cuyo fin es dar este tipo de formación a los estudiantes así que leeré atentamente el número completo, estoy absolutamente convencida que dotando a los alumnos de estas competencias (a las que yo añadiría la comunicativa) lograremos resolver temas de acceso, generación y difusión del conocimiento.

Informático empedernido dijo...

Hola. Me parece muy interesante lo que expones: el fenómeno de la tecno-información o "infocnología" (:p se me ocurrió llamarlo así) el cómo adquiere una importancia el permanecer conectados. Siempre se ha manejado "el conocimiento es poder", el tener información siempre es ventaja para quien la posee, y el que en estos tiempos haya dispositivos que nos permiten estar conectados hace de quienes no los tienen o no buscan estas conexiones (PCs, Laps, dispositivos móviles) seres aislados y en desventaja respecto de los demás. Muy buen aporte. FELICIDADES =D

Julieta Xiqui dijo...

Excelente trabajo, considero que expones las ideas fundamentales del porque incorporar en la curricula escolar el desarrollo de competencias informacionales y digitales. Ya que en esta era existe tantos medios a través de los cuales podemos obtener información, el más común y muy utilizado por los jóvenes es Internet, que es muy fácil perdernos entre tanta información o recuperar datos no confiables o carentes de validez.