16 marzo, 2011

eLearning o la urgencia de cambiar la organización del tiempo docente en las universidades

El elearning ya es una realidad en la gran mayoría de las universidades españolas y latinoamericanas. Muchas universidades han creado campus virtuales y las autoridades académicas estimulan  su utilización en la docencia mediante la convocatoria de proyectos de innovación educativa, celebración de congresos, jornadas y seminarios, reconociendo en las evaluaciones docentes méritos vinculados con el elearning, ofreciendo cursos de formación, etc. Pero desde mi punto de vista, todavía estamos muy lejos de que el elearning, y sus implicaciones pedagógicas, realmente transforme el modelo educativo de nuestras universidades. ¿Por qué afirmo esto?
Una de las características más destacables del elearning es que la comunicación o interacción social entre el docente y el alumnado no está sometido a la rigidez del encuentro físico que se produce a una determinada hora y en un mismo lugar. El elearning posibilita un modelo de flexibilidad en la interacción comunicativa de los estudiantes entre sí, y entre éstos y el docente caracterizado por romper las limitaciones del tiempo y el espacio. De este modo, los entornos virtuales posibilitan procesos comunicativos 24 horas al día, 7 días a la semana sea en tiempo real o diferido.
Lo interesante de los mismos es que a través de espacios digitales bien formales, como son los LMS tipo Moodle, bien en entornos informales, como son las redes sociales (Facebook, Twitter, Ning, Elgg, …) pueden desarrollarse interacciones sociales que permiten trabajar colaborativamente en algún proyecto común a los estudiantes bajo la tutela del docente. De este modo, “el tiempo académico” desaparece como un tiempo acotado y separado de la vida cotidiana, o encerrado en un horario escolar. El tiempo se desvanece porque desde cualquier lugar y en cualquier momento, los alumnos pueden colaborar entre sí, intercambiar información, realizar comentarios sobre una aportación de otro compañero, expresar una opinión, enviar y compartir un recurso, etc. Las TIC (ordenador personal, teléfono móvil, tableta, …), en consecuencia, incrementan las oportunidades para el trabajo colaborativo difuminándose el tiempo como una variable limitante ya que esta comunicación puede ser sincrónica o asíncrona.
Una consecuencia o efecto de todo ello, es que el elearning, en mayor o menor medida, empieza a cuestionar el modelo organizativo del horario académico universitario que tiene una tradición de varios siglos. Por ello, en la actualidad, la aplicación del elearning en las instituciones universitarias tradicionales está generando, con relación a la variable tiempo académico, situaciones conflictivas y contradictorias cargadas de tensión ya que los viejos modelos organizativos siguen perviviendo con fuerza, a pesar de que estén emergiendo nuevas tendencias y necesidades de organización docente de naturaleza virtual.
Veamos esta contradicción. Por una parte, los gobiernos universitarios de las denominadas universidades presenciales promueven la creación y uso de campus virtuales, favorecen proyectos de innovación docente basados en TIC, ofertan formación de sus grados y postgrados on line, desarrollan jornadas, congresos y seminarios sobre eLearning,… Pero por otra, las Facultades y Escuelas universitarias siguen, en la mayoría de los casos, manteniendo el horario tradicional y decimonónico de las clases presenciales. En muchas universidades españolas todavía el profesorado y el alumnado tiene que cumplir su “horario presencial” (es decir, asistir y estar presente en el aula física en el horario asignado a su asignatura y en el despacho en el horario de tutorías). Y, además, se les pide a estos profesores que deben crear espacios virtuales para su alumnado (normalmente en plataformas de elearning tipo MOODLE o similares), desarrollar contenidos o materiales de estudio digitales –en formato PDF, presentación multimedia, animación, mapa conceptual, o videoclip-, proponer actividades on line para ser cumplimentadas por sus estudiantes, desarrollar procesos de tutorización individualizada y en pequeño grupo, realizar evaluación continuada, etc.
En conclusión, las TIC favorecen la interacción comunicativa y, en consecuencia, el trabajo colaborativo entre estudiantes a cualquier hora y desde cualquier lugar. El problema es que, en la actualidad, la incorporación del eLearning al contexto presencial universitario se plantea –en muchos centros- como un mero añadido o anexo a las prácticas tradicionales de organización del horario académico, sin que represente una alteración o innovación sustantiva del mismo. Ello está provocando que una proporción relevante del profesorado y del alumnado universitario español perciba el eLearning más como una carga, como un incremento de su horario laboral que como un nuevo enfoque o perspectiva pedagógica de desarrollo de la docencia y el aprendizaje acorde con los nuevos tiempos de la cultura digital.
En mi opinión, esta situación no podrá mantenerse por mucho más tiempo, lo que generará, a medio plazo, una crisis profunda del modelo organizativo del tiempo y el espacio en las universidades presenciales tal como lo hemos conocido hasta la fecha. Ello nos obligará a cambiar radicalmente (o debiera hacerse) los horarios académicos y el uso de las aulas de las Facultades así como los planes de dedicación docente reconociendo y legitimando las actividades de elearning desarrolladas por el profesorado. Más flexibilidad y menos rigidez en el desarrollo de las actividades de enseñanza-aprendizaje. Menos tiempo entre cuatro paredes de cemento, y más comunicación entre profesores y estudiantes en los espacios virtuales.

8 comentarios:

J. Carlos López Ardao dijo...

Como sufridor de esta situación, no puedo estar más de acuerdo contigo. Para muestra, un botón. En mi Universidad de Vigo se está reglamentando un procedimiento para verificar que el profesorado cumple con su horario de tutoría PRESENCIAL, pero nadie habla de la dedicación, que en mi caso es muy superior, a atender de forma no presencial a los alumnos. Ya hubo un avance al hablar de ECTS como trabajo real del alumno. Ahora habrá que llevar ese modelo al profesorado, que es bastante más que 240 horas de clase PRESENCIALES al año. Recibe un cordial saludo. Creo que nos veremos en Santiago en el congreso de Universidad 2.0

Verónica Sanz dijo...

Soy docente en la Universidad de la República de Uruguay en la Facultad de Humanidades. En mi país se está dando el mismo proceso que describe Manuel. Quizás sea peor, ya que se le suma: a) el discurso de algunos estudiantes y docentes que entienden (aún) que no se puede aprender a distancia, b) la normativa de evaluación de los estudiantes que no se adapta a los procesos de enseñanza y aprendizaje en los EVA, c) la ignorancia (y por lo tanto falta de reconocimiento al docente) acerca de la cantidad de horas que requiere el diseño de las clases virtuales.
Entiendo que todos estos factores atentan contra la sostenibilidad de este proceso. También soy una sufridora de esta situación, pero no bajo los brazos. Saludos cordiales.

Curso Community Manager dijo...

Me ha gustado mucho el post.

En mi opinión, el E-learning es la mejor fórmula para que hoy en día en las universidades se pueda favorecer la organización entre profesores y alumnos. Creo que con este sistema se gana tiempo y la relación universidad-alumno es más completa y rápida.

Brenda Gasca dijo...

Hola, soy profesora de México, en mi país hay dos formas de dar clases, las presenciales y las virtuales (que son relativamente nuevas). Generalmente no existen universidades que asignen tiempo a un uso semipresencial, porque efectivamente, las plataformas se utilizan como apoyo a las clases y como forma de involucrar a los alumnos con la tecnología.
En México tenemos un rezago tecnológico grande y el hecho de adquirir la infraestructura necesaria para integrar a la currícula de las escuelas públicas ese tipo de enseñanza, es realmente un sueño.

Luz Cordero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Luz Cordero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Luz Cordero dijo...

Soy estudiante de la maestría en Comunicación y Tecnologías Educativas en México D.F., ha sido de gran utilidad visitar su blog, considero que de ahora en adelante será un espacio obligado de referencia porque contiene información de actualidad y de sumo interés sobre las TICs en la educación.
El tema que me interesa de manera particular es el papel que juega del docente en la educación frente a este paradiga; mi interés surge porque una de mis espectativas es convertirme en docente universitaria y me gustaría empaparme de las últimas técnicas pedagógicas.
Lo felicito por este espacio y regresaré muy pronto.

Itzel Hernández Jiménez dijo...

Considero interesante el artículo puesto que la información corresponde a la actualidad. En el presente, encontramos cada vez más utilidad de las TICs en el sistema universitario, y esa facilidad que ofrece en el tiempo y espacio son cada vez más evidentes. Será interesante observar la evolución que se vaya dando en el espacio formal de la educación, la forma en que nos vayamos deshaciendo de los tiempos y espacios estandarizados hacia maneras más flexibles de trabajo.