07 octubre, 2008

NO ES VERDAD. Nuestro sistema educativo no es un desastre

Desde hace varios años es habitual leer en la prensa, oir en la radio, en cualquier cafetería, en numerosas reuniones, o en boca de algunos docentes.... que el actual sistema escolar cada vez funciona peor, que los niños y los adolescentes cada vez saben menos, que no dominan los conocimientos básicos, que se portan peor, que no les interesa la enseñanza, y que esto........ es un desastre. Llevo oyéndolo hace tanto tiempo que me han hecho dudar de si mi visión de la escuela o de la universidad está confusa y equivocada, porque a diferencia de esas valoraciones apocalípticas, opino que nuestro sistema educativo (desde la educación infantil a la educación superior) nunca ha estado mejor -aunque, lógicamente, con déficits que tienen que ser subsanados.

Siempre que alguien me decía que los chicos y chicas saben hoy menos matemáticas, menos geografía o menos literatura que antes contestaba que no eran situaciones comparables ya que hace treinta años estudiaban pocos y hoy están escolarizados la totalidad de la población hasta los 16 años, respondía que el profesorado actual es el que mejor formación ha recibido nunca, que los recursos y apoyos al sistema escolar nunca, como hasta la fecha, habían sido tantos, etc. Lo que ocurre que enseñar hoy en día es más complejo, dificultoso y duro que antaño ya que los niños y jóvenes actuales son distintos en sus experiencias e intereses respecto a nuestra infancia y juventud de hace treinta años atras.

De lo que quiero informarles en este mensaje es que se ha elaborado un MANIFIESTO PEDAGÓGICO denominado NO ES VERDAD (al que ya me he adherido). Este manifiesto está elaborado por la Red IRES y comienza del siguiente modo:

Las organizaciones y personas que firmamos este Manifiesto (docentes, madres, padres, estudiantes y ciudadanía en general) estamos profundamente preocupados por la difusión de creencias sobre la escuela española que distorsionan gravemente la realidad. Se está generalizando una forma de pensar según la cual hoy en la escuela se enseñan pocos contenidos, se hacen actividades irrelevantes, los niveles de exigencia bajan, los alumnos y alumnas son peores que los de antes y hay “mucha pedagogía” y poca enseñanza. Nos preocupa particularmente la actitud de determinadas personas con impacto mediático (pertenecientes al ámbito de la literatura, de la universidad, de la intelectualidad, etc.) que divulgan estas creencias con argumentos muy pobres, a veces incluso insultantes, poniendo en evidencia una visión poco rigurosa sobre la escuela y sobre los procesos que en ella tienen lugar. Nos preocupa, en fin, que la educación, a diferencia de otras actividades de gran incidencia social como la medicina o la justicia, sea analizada y valorada socialmente desde concepciones simples y caducas. Por todo ello, hemos decidido manifestarnos colectivamente y hacer pública nuestra opinión, afirmando lo siguiente:

si tienen más interés por seguir leyéndolo pueden hacerlo aquí

También puedes acceder a una versión del manifiesto en PDF (para difundirla como fichero o imprimirla)

Para completar la información sería también interesante leer el artículo del profesor J. M. Esteve titulado "Nuestro sistema educativo no es un desastre" publicado hace unos meses en la revista Cuadernos de Pedagogía.



4 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo tampoco percibo tal catastrofismo y por lo tanto me adhiero al manifiesto; sin duda a los docentes nos duelen los comentarios de quien no conoce nuestra profesión y, más todavía, cuando esos comentarios provienen de nuestro propio Presidente y Consejera de Eduacación.

Dr_solaris dijo...

Bueno, bueno... Esto es un poco engañoso...el sistema educativo es malo.

Lo que no es malo son los docentes que hay detrás de ese sistema...que son los que sacan las castañas del fuego...

El sistema educativo de nuestro país no es como para ser elogiado...ni creo, encima, como para adherirnos a ningún manifiesto...
Yo hablo de Aragón, que es lo que conozco:
Es un desastre ver cómo cada año, en el concurso de traslados, se cambia el 80% del profesorado de un centro, con perjuicio para los alumnos...¿Eso es lógico? No sería conveniente que los "equipos" se mantuvieran un mínimo de tiempo...
Es vergonzoso que se escatime en recursos humanos (pueden pasar 15 días desde la baja de un docente hasta que llega un interino). Por no hablar de los miles de interinos que rondan cada año por los centros de Aragón...Ni tampoco nos olvidemos que un profesor de Inglés, por ejemplo, puede ser contratado (interino) para una plaza con 3 horas de inglés y el resto de Primaria...muy lógico...es un síntoma de lo bien que lo hace nuestra administración... Sí, ya sé que me dirán con la Ley en la mano que cualquier diplomado en magisterio puede ser profesor de Primaria, sin importar qué magisterio hizo...Entonces ¿para qué existe la especialidad de Primaria? Y no hablemos de la Universidad...



Los Tablets, sí, muy majos...pero qué sentido tiene que sólo el último ciclo tenga acceso a esta tecnología, si luego al llegar al Instituto se encuentra otra vez con boli y papel...Por no hablar del gasto que conlleva tener que pagar por licencias de Windows en lugar de las gratuitas de Linux...

Un Gobierno, una Ley de Educación...vamos, un síntoma de que nuestro sistema educativo es perfecto y maravilloso...sí, sí, vamos...jajajajjaja Para cuándo un verdadero consenso en materia educativa entre partidos, pero un consenso para no tocar las cosas por los menos en 10 años...

En España se invierte en Educación una buena cantidad de dinero, casi al mismo nivel que otros países europeos que admiramos...pero ellos gestionan mejor el dinero...esa es la diferencia...

Podría seguir soltando mi rollo, pero no es plan, así que concluyo ya:

El sistema es malo. Los docentes hacen piruetas para poder hacer su trabajo. La administración va a lo suyo, no gastar mucho y que quede bien para las próximas elecciones... Los padres opinan sobre la labor de los docentes como si tuvieran conocimiento de lo que dicen... El docente pierde respeto a todos los niveles...la administración no le otorga ni reconocimiento, ni autoridad....

Los que critican gratuitamente deberían criticar a los gestores de nuestro sistema educativo...que es el principal mal que tenemos...
Dejemos a los docentes hacer su trabajo, no marearlo, no cambiarles "los collares a los mismos perros" (logse -loe)...

y el sistema andará sólo...



drsolaris.blogspot.com

J.G.Calleja dijo...

Hola.
El manifiesto me parece muy acertado.
No creo que el sistema sea tan malo como dicen. El problema a mi juicio es que seguimos enseñando de manera tradicional en un mundo que no es como era hace 30 años. No hay mucha diferencia entre las clases actuales y las del instituto de Carlitos en la serie "Cuéntame cómo pasó".

Firmaría el artículo. Comulgo con él al 99 %.
Pero hay un momento en que mi labor de docente se ignora (no voy a decir se minusvalora): el manifiesto pide claramente que la escuela sea de iniciativa pública y laica.
Como trabajo en un centro concertado y católico, puede que no sea un buen profesor, que sea un ejemplo de un sistema represor caduco que se perpetúa gracias a la aquiescencia gubernamental...¡Yo que sé!
Sólo tengo un par de dudas:
- ¿Mis alumnos y yo mismo no formamos parte del sistema educativo español? ¿No podemos aspirar a ser mejores, a solidarizzarnos con manifiestos a favor de la enseñanza que nosean discriminatorios con nosotros?
- ¿Los redactores del manifiesto desean amortizar el puesto de trabajo de un servidor y de mis compañer@s en aras a conseguir algunas mejoras? ¿Los mismos sindicatos que piden la abolición de la escuela concertada son los mismos que en época electoral piden que les vote como mis representantes?
¡Estoy hecho un mar de dudas!

Anónimo dijo...

Yo como estudiante, puedo asegurar que el sistema educativo en la CaBA se encuentra en condiciones catastróficas y tiende a empeorar. Esto no se debe a los profesores, o a los alumnos, sino al abandono al que se le ah sometido, un abandono apreciable a simple vista; basta con entrar en un colegio para darse cuenta.